La inscripción de Ramfis en la JCE

DLN-.POR ELIAS SAMUEL ROSARIO MATA.-Ramfis Trujillo se lanzó al ruedo político con un discurso demoledor, tan nacionalista como agresivo en contra de la corrupción, la invasión haitiana y la delincuencia, que proponía enfrentar con las “manos duras” de la ley.

Constantemente repetía, que cuando llegara al poder, su primer decreto sería un impedimento de salida para todos los funcionarios y luego conformaría una comisión de ciudadanos honorables, con la misión de revisar la procedencia de sus bienes y someter a la justicia aquellos que hubiesen malversados fondos públicos.

-Ustedes los verán limpiando las calles, porque crearé un programa para que los presos trabajen- Repetía, enalteciendo los ánimos y despertando una euforia contagiosa, que atraía a la mayoría de un pueblo oprimido y hambrientos de justicia social.

Era un llamado a la consciencia de una sociedad, que se mantiene bajo un ambiente de terror, encerrada entre rejas y con miedo de salir a las calles, por la inseguridad y el crimen que la acosan. Por lo que, en su mayoría quisieran escapar. Un hecho, que salió a la luz en la encuesta, Latinobarómetro, cuando en sus mediciones anuales encontraron, que el 53% de los dominicanos deseaban abandonar el país, en el año 2018.

¿Cómo seguir de brazos cruzados, mirando la tragedia de nuestro pueblo? Junto al general ® Vinicio Filion Peña, el Ing. Fernando Capellán y la Lic. Jackelin Jaques, conformamos el movimiento de apoyo: “Nación Ramfis 2020” para lograr una mayor cobertura, creamos una página web, donde personalmente publique más de doscientas entradas y artículos de opinión de mi autoría, además, un portal en Facebook, conectando a más tres mil participantes y varios chats para intercambiar mensajes y opiniones.

La algarabía y el entusiasmo eran desbordantes, cada día más personas se unían al movimiento, obligándonos a trabajar incansablemente para atender todas las solicitudes. El incremento de las simpatías por un líder, que amenazaba a los poderes dominantes, comenzó a crear preocupación entre el grupito, que se ha adueñado del país.

Para difamarlo y frenar su avance, desataron una oleada de fake news, entre ellas, que Ramfis no cumplía con los requisitos constitucionales para ser candidato presidencial y estábamos perdiendo el tiempo. Mientras que, nosotros les recordábamos que Carlos Morales Troncoso fue vicepresidente dos veces habiendo nacido en Boston y Leonel Fernández tres veces presidente, siendo ciudadano norteamericano.

El ex presidente representaba nuestra tabla de salvación, en varios sentidos: primero, al igual que Ramfis tiene la doble ciudadanía y segundo, la ley electoral prohibía su candidatura por otro partido, después de ser derrotado en el PLD. Por tanto, esperábamos que Ramfis aprovecharía la aceptación de su candidatura por la JCE, para inscribir la suya.

Leonel Fernández había logrado su propósito, usando como arma de batalla a la Constitución, la cual, establece que todo dominicano tiene derecho a elegir y ser elegido. No perdió tiempo en lanzar su ejército a las calles, como una amenaza de guerra en caso de negársela,

Los seguidores de Ramfis, estábamos preparados para luchar por su candidatura en los distintos países en que residimos, en caso de que la JCE la rechazara, basándose en artículos contradictorios de la Constitución, que pueden ser interpretados a favor, o en contra para retorcer la ley.

Hoy vemos con preocupación como se acercan las elecciones y no sabemos cuándo se despejará la duda sobre su candidatura. Un hecho que, como la espada de Damocles pende de un hilo sobre nuestras cabezas, provocándonos un estado de incertidumbre.

No entendemos la demora, cuando a quien más le conviene, que sea candidato es a Danilo Medina, quien controla a la JCE y de impedirla, la mayoría de sus seguidores votarían por Abinader, quien aumentaría el caudal y la posibilidad de ganar en la primera vuelta, lo cual explicamos en el artículo ¿A quién le conviene que Ramfis sea candidato?

Los dirigentes que trabajamos directamente con los electores, nos hemos quedados sin repuestas, cuando nos preguntan ¿Por qué Ramfis no ha inscrito su candidatura presidencial en la Junta? Lo peor del caso, es que la alta dirigencia no muestra interés en mantener una comunicación fluida, con quienes tenemos la responsabilidad de dar explicaciones. Algunos piensan, que debemos seguir ciegamente al líder, como una manada que no cuestiona, ni critica nada.

La vacilación de Ramfis, en la inscripción de su candidatura, sumada a la alianza del partido que lo lleva como candidato con el partido gobernante, que en su inicio fue el blanco de sus feroces ataques, ha creado una atmosfera de confusión, que no le conviene a ningún líder.

Esperamos, que inscriba su candidatura, cuando aún nos quede tiempo para reclamar su derecho a elegir y ser elegido, se aclare el panorama y lleguen todos los que esperan el desenlace de su candidatura.

Share this:

Leave comment