Renuncia Rodríguez Monegro del Partido de la Liberación Dominicana

DLN-.MOCA RD-.El ex director Nacional de Salud, Nelson Rodríguez Monegro, presentó su renuncia de las filas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), bajo el argumento de que ya no se siente presentando por la organización, donde “se perdieron los valores, principios y afines”.

“Muchos de los altos dirigentes sufrieron una metamorfosis, se transformaron, dejaron en el camino sus utopías. Se adosaron al “pragmatismo”. Abrazaron de manera personal el Neoliberalismo, donde se prioriza lo individual sobre lo colectivo: “bien yo, luego me importa que entre el mar”, indicó.

La renuncia de Rodríguez Monegro fue presentada el secretario del PLD, Reinaldo Pared Pérez, en una carta fechada el 30 de octubre en su nata Moca.

A continuación la carta íntegra de Rodríguez Monegro:

Moca, Prov. Espaillat, 30 oct 2019

Dr. Reynaldo Pared Pérez

Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)

Su Despacho

Distinguido Secretario General

Cuando me decidí a participar en política partidaria de manera activa, ya era un profesional de la medicina, en el campo de la pediatría, exitoso.

Con amplias y fluidas relaciones sociales, miembro de organizaciones de desarrollo en la provincia Espaillat, de clubes sociales, deportivos y culturales, con programa de televisión donde se trataban temas de salud y generales. Conocido simpatizante del pensamiento de Juan Bosch.

Fue en el 1994, cuando surgió un movimiento llamado “Cambio 94”, que algunos dirigentes del PLD se me acercaron, conocedores de mis simpatías políticas, para que formara parte de ese movimiento externo, que apoyaba la candidatura presidencial del PLD. No lo pensé mucho y acepté. En esa ocasión el PLD alcanzó a penas un 13 % de las votaciones, si mal no recuerdo.

Está presente en mi mente, como en esas circunstancias Danilo Medina hizo un periplo por todas las provincias tratando de levantar el ánimo de los peledeistas que habían quedado devastados.

Se me otorgó la membresía como consecuencia del trabajo realizado, cosa que rechacé, pues conocía la idiosincrasia del peledeista. Preferí entrar a un Círculo de Estudio. Al cabo de dos años me “gradué” como miembro (1996).

Tuve un ascenso rápido en el partido, ya en 1998 era miembro de la Dirección Municipal, y en el 2001 fui elegido miembro del Comité Central, ratificado en 2005. De ahí a la fecha no se han hecho nuevas elecciones, con excepción de para algunos miembros del Comité Político.

A raíz del triunfo del PLD en 1996, la dirección del partido me propuso para director del Hospital Dr.Toribio Bencosme, en Moca. Se hizo una gestión para la historia.

En 1998 ya entendiendo que con los recursos con que se contaba había hecho lo posible, por mi deteriorada economía, renuncié. Al momento ya era secretaria de salud la Dra. Altagracia Guzmán Marcelino, quien unas semanas después me llamó para ofrecerme el cargo de Director Provincial de Salud, dependencias de reciente creación. Traté de escabullirme pero al final terminé aceptando, a pesar del rechazo de mi familia.

En 2002 me presento como candidato a diputado, sin el apoyo de las estructuras municipales y provinciales del partido, hice una campaña sin recursos, creando estructuras paralelas de compañeros y compañeras en todo el territorio de la provincia, y, sobre todo, con todas las organizaciones sociales. El propio Danilo Medina apoyaba a otro candidato. Aun así gané el escaño. Fui el único diputado por el partido en la provincia. Pase 4 años en la Cámara de Diputados. Ahí empecé realmente a conocer el verdadero poder desde sus entrañas. Me di cuenta por qué son tan difíciles los cambios estructurales en este país. Ahí no pasa nada que sea beneficioso para el pueblo, si afecta intereses. Como existen vasos comunicantes de esos poderes fácticos y el poder político.

En todos los cargos que ocupé siempre hubo personas del propio partido que instaban a mi destitución o cancelación por no asumir actitudes clientelares, populistas o politiqueras.

Siempre he sido un crítico del PLD y el gobierno, hacia dentro y hacia afuera. Creo en la auto-crítica. Muchas veces al salir de algún programa en entrevista, me decían, usted no parece un funcionario del gobierno. Creo se puede administrar una verdad, pero jamás, jamás decir una mentira.

Se perdieron los valores, principios y fines, que distinguían al PLD. Muchos de los altos dirigentes sufrieron una metamorfosis, se transformaron, dejaron en el camino sus utopías. Se adosaron al “pragmatismo”. Abrazaron de manera personal el Neoliberalismo, donde se prioriza lo individual sobre lo colectivo: “bien yo, luego me importa que entre el mar”.

Siempre pensé que en algún momento el partido iba a reencauzarse dentro de la doctrina que él mismo se dio: El Boschismo. No pudo ser, y nunca será. ¡Que vergüenza!

Share this:

Leave comment