¿Y si usted fuera ciego?

DLN-.POR ROSARIO ESPINAL.-No he usado el término invidente ni ningún otro porque ciego lo entiende todo el mundo. He usado ciego, no ciega, porque quienes toman las decisiones en ese país son fundamentalmente los hombres (no es invento mío, miren las fotos del alto funcionariado gubernamental, empresarial y religioso para que lo comprueben). Aclarados estos dos puntos, pasemos al asunto.

Imagine que usted es ciego, que tiene un salario promedio; es decir, unos 20 mil pesos mensuales (muchos ganan menos). Imagine que usted no tiene carro y debe salir todos los días a tomar transporte público para llegar al trabajo y hacer diligencias. Imagine que usted tiene que caminar varias cuadras de su casa a la ruta del transporte público. Imagine que usted no tiene una persona disponible todo el día para acompañarle a transitar. Imagine que su ayuda es un bastón.

En esas condiciones, ¿diría usted que Santo Domingo, o cualquier otra ciudad dominicana, facilita o dificulta la vida de los ciegos? Pensemos en conjunto.

En cualquier ciudad de este país, las aceras tienen hoyos; son troneras rompe-huesos si usted cae en ellas (y caen muchas personas no ciegas). Imagine entonces el riesgo para los ciegos al transitar por las aceras. No hay bastón blanco tan inteligente con capacidad de detectar tantos hoyos y anunciar tantos riesgos.

En ninguna ciudad de este país hay un sistema de transporte público adecuado para acomodar personas que necesiten accesibilidad especial. No solo ciegos. Si usted se desplaza en una silla de ruedas, salir a la calle es una odisea.

Y no piense que la solución es transporte en vehículos privados. La inmensa mayoría de las personas con discapacidad son de ingreso bajo o medio, sin posibilidad de tener un vehículo propio y chofer.

Siempre es fácil ver la vida desde la posición de privilegio que nos toca. Si usted no necesita una silla de ruedas para moverse, ni ha estado muy cerca de una persona que la necesite, no tiene idea del esfuerzo que hay que hacer para tener movilidad un tanto normal en la ciudad. Si usted no es ciego, ni ha estado muy cerca de una persona en esa situación, tampoco tiene idea del esfuerzo que hay que hacer para salir todos los días a las calles.

¡Inténtelo! Salga un día caminando con una venda puesta, o en una silla de ruedas.

Quizás usted piense que las personas con algún tipo de discapacidad deben quedarse en su casa. Pero ¿es justo? ¿Por qué condenarlos al ostracismo?

Todo país con decencia y consideración hacia toda la ciudadanía necesita tener ciudades accesibles. ¿Qué quiere decir esto? Que existan facilidades públicas y privadas para que toda la población, independientemente de la condición especial que tengan, pueda movilizarse con cierta facilidad.

Forjar ciudades accesibles requiere de mucha voluntad y recursos para lograrlo. Y no se conseguirá si seguimos viendo la vida en función de los beneficios que nos han tocado.

La inclusión social es fundamental para alcanzar la justicia y la democracia. Si usted ve las aceras con hoyos; esa no es una ciudad inclusiva. Si usted ve que las esquinas no tienen bajaderos para sillas de rueda o cochecitos de bebés; esa no es una ciudad inclusiva. Si usted ve que el transporte público no tiene accesibilidad para personas con discapacidad física; esa no es una ciudad inclusiva. Y estos son solo algunos ejemplos.

Luchemos por ciudades accesibles, por ciudades inclusivas. ¡Es lo justo!

Share this:

Leave comment