Estudio ve al mundo en camino de incumplir objetivos de desarrollo sostenible

DLN-.-.BERLÍN.- El mundo está en camino de no alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU según un estudio de la Fundación Bertelsmann en el que atribuye buena parte de la responsabilidad de ello a los países desarrollados.

“En 2030 la comunidad internacional se comprometió a contribuir conjuntamente a un mejor desarrollo económico, ecológico y social para 2030”, recuerda un comunicado en que se resume el estudio.

“La edición actual del índice ODS muestra que ningún país esta actualmente en vías de cumplir todos los objetivos para 2030”, dice el comunicado.

En ello, los países ricos tienen un papel ambiguo ya que, por un lado, se acercan más que los otros a cumplir los objetivos en el plano local pero, por otro, dificultan la implementación de los mismos a escala global “al generar costes ambientales y económicos de terceros países”.

“No queda mucho de las promesas históricas de hace cuatro años. Tenemos que cumplir los objetivos de la ONU y traducirlos en estrategias y medidas nacionales. La pobreza y las oportunidades educativas injustas no desaparecen no desaparecen con retórica vacía sino sólo con la acción”, dijo el presidente de la Fundación Bertelsmann, Aart de Geus.

El estudio hace especial énfasis en la necesidad de mejor en lo relativo a la protección del clima y al consumo sostenible.

Por otra parte, en el terreno de la agricultura se requiere un viraje ya que ese sector es responsable de una cuarta de las emisiones de gases que generan el efecto invernadero.

A ello se añade la contaminación de los suelos causada por el uso de fertilizantes y pesticidas.

Otra crítica es la de la paradoja de un mundo en el que conviven la desnutrición y la sobreproducción de alimentos.

Un tercio de los alimentos que se producen el mundo se desecha pese a que más de 800 millones de personas en el mundo padecen desnutrición.

En la lucha contra la pobreza, según el estudio, los países del G20 no han hecho sus deberes.

Ello se ve en que de los países miembros sólo Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Suecia y el Reino Unido han destinado el 0.7 por ciento del PIB, exigido por la ONU, a ayudas al desarrollo.

Además, las costumbres de consumo de los países desarrollados generan efectos nocivos.

Así, por ejemplo, la demanda de aceite de palma lleva a que crezca la tala de bosques tropicales.

Share this:

Leave comment